PRIVACY DATA - PROTEGEDATOS.COM

Teléfono: 902 360 104

 







 
       
Contacta con protegedatos.com
Contacta con nosotros
CONTRATOS ELECTRÓNICOS - FIRMA ELECTRÓNICA
 

  La LSSICE impulsa el uso de la contratación electrónica siendo prueba de ello la garantía de plena validez de la que dota a los contratos celebrados por vía electrónica, con una regulación que los aproxima en lo formal a la de los contratos escritos, evitando que entre prestador de servicios y cliente destinatario tenga que mediar documentación escrita para la validez del contratado o convenido entre ambas partes.

  Determina la LSSICE el momento a partir del cual se entenderá valido y eficaz el contrato electrónico concertado y así:

a) Si se contrata mediante la página web del prestador de servicios, el contrato de entiende concertado y celebrado en el momento en que el cliente remite la aceptación a las condiciones, precio...etc.

b) Si se contrata mediante el correo electrónico, el contrato se entenderá celebrado cuando se reciba la aceptación en el servidor del prestador de servicios.


  A los efectos procesales territoriales (Juzgados competentes para los casos de litigio) se entenderá celebrado el contrato en el lugar de residencia del usuario, si tiene la condición de consumidor, lo que aumenta la eficacia, abarata costes y permite dotar a la contratación de mayores elementos de confianza. No obstante la LSSICE pretende dar un impulso al Arbitraje y a las soluciones extrajudiciales de los posibles conflictos mediante la instauración de códigos de conducta.

  Previamente a toda contratación los prestadores de servicios deberán observar las obligaciones que la Ley les impone, guiando al consumidor y favoreciendo el proceso de contratación mediante la información permanente y actual.

  Firma Electrónica.- Capital importancia tiene por tanto identificar a las partes de un contrato electrónico. En un documento escrito se suelen utilizar las firmas como instrumento de ratificación de la autoría de las manifestaciones contenidas en el mismo. El las comunicaciones electrónicas existen técnicas de control (paswords, huella digital, tarjeta magnéticas...) que permiten garantizar la integridad e identidad del autor mensaje, siendo asimismo uno de dichos medios la firma electrónica, cuya regulación a nivel europeo encontró acomodo en la Directiva 1999/93/CE y a nivel del Estado español a través del Real Decreto 14/1999, de 17 de septiembre sobre "firma electrónica", el cual regula la firma electrónica y la firma electrónica avanzada, los requisitos de control, los de validez...la cual, siempre que esté basada en un certificado reconocido expedido por un prestador de servicios de certificación acreditado (la Ley regula la responsabilidad de dichos prestadores) y haya sido producida por un dispositivo seguro de creación de firma, tendrá y producirá respecto de los datos electrónicos consignados en los documentos y contratos, el mismo valor jurídico y producirá los mismos efectos que la firma manuscrita.

  Es indiscutible la importancia de la firma electrónica como medio de acreditación de la identidad e integridad del autor, tanto del contenido cuanto del documento o contrato electrónico y, en general, de los negocios jurídicos y del comercio en general cuyo auge se irá incrementando en la medida en que los distintos países regulen homogéneamente su uso con lo que se favorecerán las transacciones comerciales internaciones en tiempo y a precios realmente competitivos.


 
  © 2003 Privacy Data.  
   Todos los derechos reservados